LA NACIONAL 125 QUE RECORRE EL ALGARVE ESTÁ HECHA UN DESASTRE

Parece mentira que una de las zonas turísticas más importantes del planeta ofrezca a sus visitantes una carretera en tan mal estado como la nacional 125.

Desde Vila Real de Santo Antonio y paralela a la costa, esta vía soporta un intenso tráfico y actualmente su estado de degradación es extremadamente notorio, con largos tramos en los que ya hay más baches que asfalto.

La capa de rodadura está tan deteriorada que hay que circular con extremo cuidado para no desgraciar el coche o tener un accidente. Es una auténtica vergüenza que el gobierno portugués ofrezca a sus ciudadanos y a sus visitantes una infraestructura tan impresentable. De hecho ya hay movimientos cívicos que instan al estado lusitano a actuar con urgencia.

Por supuesto que el Algarve tiene una autopista, pero que circula tan alejada de la costa como para no resultar útil en desplazamientos cortos y entre poblaciones. Además, la llamada Vía do Infante, o sea, autopista A22, es de peaje actualmente y su uso supone un gasto para el usuario; recordemos que desde su inauguración hasta hace algunos años fue gratuita.

La otra nacional interior del Algarve, la 270, que une Tavira con Messines está en mucho mejor estado y es muy usada para evitar el tramo tan estropeado de la costa y también la autopista de pago.

Esperemos que la renovación del firme sea una realidad en los próximos años o van a ahuyentar a los turistas.