EN BICICLETA O ANDANDO POR LA ECOPISTA DO SABOR.

Nuevamente un artículo dedicado a los lectores que siempre vuelven a Portugal y desaconsejado a los que planean su primera visita al país vecino, más que nada porque se trata de una zona lejana a las grandes ciudades y el recorrido que propongo es ideal para el cicloturismo en BTT y no tanto para el senderismo.

Para situarnos un poco, el inicio de la ruta sugerida está tan a mano de Salamanca como de Oporto y más cerca de Zamora que de Oporto. Hay que tener en cuenta que nos encontramos ante la rehabilitación de un antiguo canal ferroviario de vía métrica que unía las poblaciones de Pocinho y Duas Igrejas, ésta última muy cercana a Miranda do Douro. El ramal en sí tiene 100 km y cuando esté terminado será una maravilla pero de momento solo tenemos operativos 11 kilómetros entre Duas Igrejas y Sendim, en el lado más próximo a Zamora, junto con 34 kilómetros que unen Carviçais y Pocinho pasando por Torre de Moncorvo, o sea que faltan unos 60 km por acondicionar (aunque los aventureros se meten por ahí). Lo ideal desde Salamanca es ir a Portugal por Vitigudino y Lumbrales, cruzando la frontera de Barca de Alva. Si hacemos el recorrido cicloturista desde Carviçais, la ruta va en descenso hacia Pocinho; como es lógico, los desniveles estaban planteados para un tren y por lo tanto las curvas son suaves y las cuestas nunca son empinadas. Obviamente desde Pocinho hay una subida considerable pero asequible. Otra opción desde Salamanca, aunque más larga para el coche, es ir a Pocinho por Fuentes de Oñoro.

Desde Oporto hay tren a Pocinho por la impresionante ruta del Duero. Eso sí, para hacer el viaje en el día hay que salir prontito de Oporto, mejor en el tren de las 7.35, porque se tarda tres horas en llegar y luego el último tren de vuelta sale de Pocinho sobre las 5 y 20 de  la tarde, de modo que si viajamos con nuestra bici nos quedarán menos de 7 horas para hacer un recorrido de casi 70 km ida y vuelta, lo cual está bien para los que anden finos pero regular para los inútiles de la bicicleta, caso de un servidor. Lo de hacerlo andando, como que no, a no ser que estemos dispuestos a una ruta de seis o más horas, ideal para entrenamientos de carreras de montaña y maratones. 

Durante el verano las temperaturas pueden ser muy altas en la zona, con lo que las fechas ideales son las de primavera e inicios del otoño. Incluso el invierno puede ser más atractivo que los días de canícula con temperaturas superiores a los 40 grados.

Resulta recomendable llevar agua y comida porque en muchos tramos no hay poblaciones cercanas y Pocinho no ofrece prácticamente nada para el visitante. Ojo porque el viejo puente de hierro no se puede cruzar y la ruta comienza al otro lado. Otra cosa es Torre de Moncorvo, aunque no te hagas demasiadas ilusiones.







Entradas populares de este blog

EL MERCADILLO DE LOS SÁBADOS EN VILA NOVA DE CERVEIRA

EL GRAN OUTLET DEL NORTE DE PORTUGAL

SÍ, LA GASOLINA ES MÁS CARA EN PORTUGAL.