HOTEL EUROSTARS OPORTO. LO MEJOR Y LO MENOS BUENO.

Alojarse en Oporto puede ser caro y no siempre cómodo. Obviamente, cuanto más nos acercamos al cogollo turístico, más hay que callejear si vamos con el coche y más caro nos saldrá el aparcamiento. Incluso si vamos en avión y nos movemos con transporte público, los hoteles del hipercentro de cualquier ciudad tienen otros inconvenientes, como el de una oferta de restauración menos asequible, además de alta demanda. Por eso me tomo con mucha calma la elección de hotel para obtener lo máximo por lo mínimo, es decir, el mayor rendimiento por mi dinero. Lo bueno es que en Oporto hay varios hoteles Eurostars y Exe que ofrecen desayuno gratuito reservando directamente con la cadena, además de tarifas mejores que cualquier central de reservas y un 10% extra para posteriores estancias. Como voy en coche, me interesa dejarlo en un garaje asequible para moverme por la ciudad en andando o en transporte público. Pues bien, en el hotel que menciono hoy, o sea Eurostars Oporto, el coste del aparcamiento es de 8 euros diarios y puedes reservar y prepagarlo. La entrada y las plazas son bastante aceptables, con sitio extra en el exterior al aire libre (pero no gratis). Estaremos a 200 metros de un hospital muy importante, por lo que aparcar sin pagar en superficie es casi imposible. La ventaja es que los transportes pasan por ahí cada nada, incluyendo metro, con el que se accede al centro en 12 minutos de reloj. El bus también te lleva a Matosinhos o a la estación principal de trenes.

También podría haber ido al Eurostars de Matosinhos, pero ahí el parking sale por 18 euros diarios y la comunicación no es tan buena. Eso sí, en Matosinhos no se paga la tasa turística de 2 euros diarios por persona y el paisaje es mucho más bonito, al lado del mar. Por cierto que ese hotel está mucho más mono de lo que muestran las fotos de su web.

Pues bien, el hotel tiene un cómodo acceso de entrada y salida por la autopista A-3 que va al norte. Tampoco está mal si bajas por la A-28. Viniendo desde el sur la cosa ya es un poco más liosa porque hay enlaces de autopista que tienen salida pero no entrada. Eso me resulta agradable para evitar tráfico urbano.

A mi la broma me salió por 61 euros diarios con desayuno para dos personas. El parking eran 24 euros pero prácticamente me salió gratis con el descuento del 10% que tenía de una estancia previa en otro hotel de Madrid. Me parece que para un cuatro estrellas es un chollete difícilmente igualable.

El hotel tiene 8 años pero está muy bien mantenido. No es demasiado grande y parece que lo mantienen en plena forma. Destaca particularmente el desayuno, que es uno de los puntos fuertes de esta cadena, con jamón serrano del bueno, zumo de naranja natural y una selección de pastelería local impresionante; casi sales comido hasta la cena. El género es de primera. Hay dos cafeteras y el mejor café sale de la pequeña.

Las habitaciones tienen unas dimensiones generosas y cuentan con terraza. Eso sí, la iluminación de los dormitorios es de esa intimista, que aunque enciendas todas las luces, sigues en penumbra, o sea que son buenas para dormir pero no tanto si quieres leer un libro. Para otra vez igual llevo lámpara de casa, que tengo miopía y no me manejo bien con poca luz. La terraza tiene una barandilla de metacrilato de una sola pieza y es transparente, lo que no me encanta precisamente. La barandilla podría estar algo más alta y a alguien se le ha olvidado poner unas sillas y una mesa en la terraza. Tampoco es que las vistas merezcan la pena, pero no puedes sentarte a tomar algo del minibar o echar un cigarrillo.

La cama, bien, con colchón muy firme, lo mejor para la espalda (si te gustan muy mullidos, mejor no vayas). Espacio abundante por todos lados y una bandeja de cortesía por si te quieres preparar una infusión. También te dan la bienvenida con un botellín de agua mineral y un par de galletas con chocolate. El retrete está separado de la ducha y curiosamente reponen gel y champú a diario, sin racanear. Lo que haría falta es un par de almohadas extra, ya que las que ponen son de esas finas, aunque supongo que podrás pedirlas a recepción. Yo, por si acaso, suelo llevar unas de casa que compré en Aldi solo para los viajes. La tele, muy buena, pero no te emociones si ves que sale Netflix, porque piden contraseña. La calefacción estaba limitada a 24 grados, con la habitación bastante templada. Por el precio que pagué no ponen albornoz pero compré uno por 3 euros en una tienda y va de lujo.

Casi se me olvida comentar que la grifería de la ducha es algo incómoda de manejo y la presión del agua no siempre responde como se quisiera. La primera vez no ves nada intuitivo el sistema. Toallas aceptables pero no notables. Hay bidet, lo que agradecerán los italianos.

Podría ser un AC, un  Tryp o un NH pero es un Eurostars. Pones en una balanza las ventajas y los inconvenientes y ves que las ventajas son grandes y los inconvenientes "pecata minuta".

Tienen restaurante con menú del día a 13.50 de lunes a viernes a la hora de comer. No lo probamos pero tiene buena pinta.

Y ahora, unos puntos ventajosos respecto de otros hoteles. La ubicación en zona hospitalaria y universitaria hace que a muy pocos metros abunden ofertas de restauración de lo más asequible, con establecimientos de comida local a precios populares, lo que hace bajar la factura del apartado de alimentación. Cenamos un par de veces en Tasquinha do Caco, donde sirven excelentes hamburguesas; comimos en el restaurante Ábaco y tomamos café en varios locales donde se sigue cobrando a 70 céntimos. Por supuesto que nadie te sirve entradas no solicitadas porque hay pocos turistas en la zona y los precios están pensados para trabajadores del hospital y estudiantes que viven cerca, no para clientes nórdicos que encuentran barata una caña a 3 euros. Por las noches hay pubs bien decorados y muy animados.

Si vas en avión a Oporto, el metro te lleva al hotel con un transbordo. Lo novedoso es que Booking te regala el traslado en taxi si reservas con ellos.

Hay otros Eurostars en Oporto muy bien situados pero en los que el parking se te comerá unos 20 euros al día, lo que equivaldría al gasto de una noche de hotel cada tres o cuatro noches de estancia. Todo eso te importará muy poco si vas en avión o tren.

Para moverte por la ciudad puedes usar un billete de 24 horas que vale 7.50 euros pero que no amortizarás fácilmente. Lo mejor es un billete de 1.20 euros de ida y otro de vuelta al centro. Eso también computa como gasto, naturalmente.

En resumidas cuentas, no hablo de este hotel para conseguir una comisión, ya que no gano nada si el cliente reserva. No hay enlace de afiliado ni nada. De lo que se trata es de ofrecer opciones ideales para clientes que quieren exprimir su dinero sin renunciar a la máxima comodidad.

Para una próxima estancia seguro que uso el descuento del 10% que me han dado al responder a la encuesta de satisfacción y con una validez de un año.

Entradas populares de este blog

EL MERCADILLO DE LOS SÁBADOS EN VILA NOVA DE CERVEIRA

EL GRAN OUTLET DEL NORTE DE PORTUGAL

SÍ, LA GASOLINA ES MÁS CARA EN PORTUGAL.